La previa de la cumbre del G20, marcada por graves incidentes

La previa de la cumbre del G20, marcada por graves incidentes

La policía alemana se enfrentó ayer con manifestantes violentos en Hamburgo, un día antes de la cumbre del G20, y recurrió a cañones de agua, gas pimienta y cachiporras para dispersar a manifestantes después que algunos les arrojaron botellas y otros objetos.

Los enfrentamientos, que dejaron 76 policías heridos, ocurrieron horas antes de que hoy comiencen dos días de encuentros entre las principales potencias económicas del mundo en la segunda ciudad más grande de Alemania.

La anfitriona, la canciller Angela Merkel, dijo que esperaba que los mandatarios reunidos sean capaces de encontrar “consensos y respuestas” en diversos temas, aunque son inciertas las posibilidades de forjar acuerdos en materia de comercio y cambio climático.

“BIENVENIDOS AL INFIERNO”

La protesta de ayer, que se presentó mientras los líderes del Grupo de los 20 llegaban a Hamburgo, tuvo como nombre “G20: Bienvenidos al infierno”. Los choques entre los manifestantes anticapitalistas y la policía se dieron antes de que comenzara la marcha.

La policía indicó que en repetidas ocasiones solicitó, sin éxito, que algunos de los manifestantes se descubrieran el rostro.

Entonces decidió separar al grupo del resto del contingente, que se estima estaba compuesto por unas 12.000 personas.

Manifestantes con capuchas negras atacaron un vehículo de la policía con botellas y ladrillos, y le rompieron una ventanilla.

Los organizadores rápidamente convocaron al fin de la marcha después de que estallara la violencia. La policía avanzaba por la calle con dos cañones de agua mientras las personas vestidas de negro les arrojaban botellas.

EN UN EDIFICIO CERCANO PINTARON LA CONSIGNA

“Solidaridad sin fronteras en lugar de nacionalismo: ataque al G20”, y en el techo del lugar un pequeño grupo lanzó pirotecnia.

La policía informó de daños en las vidrieras de una mueblería y un banco.

Muchos otros grupos convocaron a manifestaciones pacíficas para presionar a los líderes del G20 a que actúen para combatir el cambio climático y la desigualdad económica en el mundo.

Algunos de ellos incluso piden la disolución del Grupo de los 20 con el fin de que las Naciones Unidas se conviertan en la plataforma para atender dichos temas.

En total, se prevé la presencia de más de 100.000 manifestantes en Hamburgo durante la cumbre, y se considera que unos 8.000 de ellos son miembros de grupos violentos de la izquierda europea, según fuentes policiales.

La ciudad portuaria del norte de Alemania reforzó sus cuerpos policíacos con la llegada de agentes de todo el país y cuenta con 20.000 policías disponibles para patrullar sus calles, cielos y vías fluviales.

Merkel también espera mantener la situación bajo control en el interior del centro del congreso de la ciudad en donde se realizará la cumbre.

Con invitados como el presidente estadounidense Donald Trump, el mandatario ruso Vladimir Putin y el líder turco Recep Tayyip Erdogan se prevé que será difícil concretar acuerdos.

AGENDA CARGADA

Merkel indicó que la agenda incluye la regulación de los mercados financieros, el combate al terrorismo y las pandemias, y la lucha contra el cambio climático, entre otros temas.

Afirmó que el “comercio libre, reglamentado y justo” será uno de los asuntos prioritarios.

Este último será un tema especialmente ríspido, dado el giro proteccionista que decidió dar EE UU bajo el timón del polémico Trump. (AP y EFE)

Lee también: Comenzó la Cumbre del G-20 y sigue la tensión en Hamburgo

Share this post